Cada seis minutos fallece una mujer por enfermedad cardiovascular en Europa.  Esta es la primera causa de mortalidad en el sexo femenino por delante de otras enfermedades más asociadas a la mujer, como el cáncer de mama o la osteoporosis. De hecho, sólo una de cada cuatro mujeres conoce que las afecciones cardiacas son una amenaza mayor que el cáncer. 

En general, las enfermedades cardiovasculares suelen ser más graves en las mujeres. Por ejemplo, los varones tienen una probabilidad del 30% de morir por su primer infarto, mientras que en ellas esta cifra se eleva hasta el 50%. Una vez superado este primer infarto, el 25% de los hombres morirá durante el año siguiente, el porcentaje llega al 38% en mujeres.

Desde la Clínica Medicina y Prevención Cardiovascular, la Dra. Eva García subraya que “en general las mujer presentan síntomas más inespecíficos. Es menos habitual que presenten dolor torácico pero pueden presentar sesación de fatiga, mareos, síntomas de indigestión, malestar general o incomodidad en el cuello, la mandíbula, los hombros, incluso en los casos menos graves suele atribuirse la sintomatología a ansiedad. Un retraso en el diagnóstico eleva la mortalidad y gravedad de la patología”. 

La Dra. Eva García, especialista en cardiología indica que “un punto de inflexión a la hora de enfrentarse al riesgo cardiovascular es la menopausia. El riesgo cardiovascular en mujeres antes de esta etapa es muy inferior al de los hombres. Pero tras esta etapa el riesgo cardiovascular aumenta progresivamente. Esto se relaciona con deficiencia estrogénica que conlleva a una mayor prevalencia de hipertensión arterial, diabetes, síndrome metabólico e incluso dislipemia”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *